Conectate

Beisbol

Estrellas Orientales son el único equipo con más de un bateador de .400

SAN PEDRO DE MACORÍS.- Estrellas es el único equipo del béisbol profesional dominicano con más de un bateador de .400 o más de promedio en una temporada: Ralph Garr, Pedro Hernández y Julio César Franco.

Garr estrenó el club de 5 miembros de bateadores de .400 o más en el béisbol rentado local, cuando estableció el record a un vigente del circuito, con un promedio de .457, en la temporada de 1970-1971.

El jardinero del equipo verde bateó de 203-105, estableciendo una marca de imparables, aun vigente, que incluía 12 dobles, 4 triples y 3 jonrones, en una de las campañas más dominantes que ha tenido un bateador frente al pitcheo de una liga en el béisbol del Caribe.

Su promedio de embasarse fue .508 (record) y el slugging .583. Su OPS fue 1.090 (record para la época y quinto en la actualidad, entre los mejores de todos los tiempos). Remolcó 24 carreras y anotó 58 (record), en 56 partidos, en los cuales igualó su propio record de bases robadas (23), establecido una temporada antes.

Hernández fue el primero entre los peloteros dominicanos en arribar a la exclusiva marca de promedio al bate (.400), también con las Estrellas, en la contienda de 1981-1982, en la cual bateó .408.

El nativo de La Romana se fue de 157-64, en 43 partidos, en los cuales solo se ponchó 13 veces y recibió apenas 5 bases por bolas. Fue líder de la Liga en triples (5). No pegó jonrón alguno. Su promedio de embasarse fue .429 y tuvo slugging de .516.

Franco maniató el pitcheo de la liga en 1997-1998, cuando bateó para promedio de .436 y se anexó el liderato del encasillado, para así convertirse en el tercer dominicano que lograba la hazaña en el país y en las Grandes (los otros dos han sido Rico Carty y Mateo Rojas Alou).

Originalmente un torpedero que luego pasó a defender la intermedia, Franco ganó el título como el mejor bateador de la Liga Americana, mientras defendía esa última posición para los Vigilantes de Texas, en 1991.

Cuando sus facultades ya no le permitían defender el centro del cuadro interior, Franco pasó a jugar en la primera base. Fue entonces cuando tuvo su mágica temporada con las Estrellas, equipo para el cual también actuó como bateador designado.

El nativo de San Pedro de Macorís bateó de 133-58, con 9 dobles y tres cuadrangulares. Remolcó 26 carreras en 35 juegos, en los cuales su promedio de embasarse fue .500 y el de slugging .571; para un OPS de 1,071 (séptimo entre los mejores de la historia).

Los otros dos bateadores de .400 o más en la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana han sido Ángel González (.434), con las Águilas Cibaeñas (1989-1990); y Domingo Cedeño (.419), con los entonces Azucareros del Este (1995-1996).

A ese grupo de bateadores con promedios de .400 o más, en la historia del béisbol pofesional dominicano, les siguen, con sus respectivos promedios: Ken Landreaux (.394), con Tigres del Licey (1980-81); Mateo Rojas Alou (.390), con los Leones del Escogido (19868-1969); Pablo Ozuna (.390), con Estrellas (2008-2009); Ralph Garr (.388), con Estrellas (1971-1972); Ralph Garr (.387), con Estrellas (1969-1970); Jim Beauchamp (.387), con Licey (1970-1971); Joaquín Arias (.387), con Águilas Cibaeñas (2011-2012).

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Beisbol