Conectate

Beisbol

VIDEO: Un breve repaso de la carrera de Tony Fernández

Hoy, cuando se escriba de un dique en el campocorto, hay que colocar al caraqueño Omar Vizquel, el líder de juegos jugados en esa posición con 2,705 en 24 estaciones, con 183 pifias, con un porcentaje de fildeo de .985, superior a Smith, Aparicio y Barry Larkin. Recuerden que Vizquel en la temporada del 2000 cometió 3 pifias en 156 encuentros para .995 de fildeo.

Tomamos una muestra al azar de varios defensores del siore y el dominicano Tony Fernández con .980 de porcentaje de fildeo supera a inmortales de Cooperstown como Smith, .978; Larkin, .975 y Aparicio, .972.on más errores cometidos son: Alfredo Griffin, 340; Rafelín Ramírez, 301; Miguel Tejada, 255; Rafael Furcal, 246; Franklin Taveras, 236; Julio Lugo, 176; Cristian Guzmán, 165; Tony Fernández, 151; José Offerman, 149 y Julio Franco, 134.

Fernández jugó 1,573 partidos en la gramilla corta y cometió 151 errores. Aparicio, en 2,581 desafíos pifió en 366; Larkin, en 2,085 juegos cometió 235 errores y Smith, en 2,511 erró en 281. Como se puede apreciar, «Cabeza» Fernández nunca pasó por un slump en el guante.

O sea, que de todos los latinos que han defendido esta posición, Fernández sólo es superado por Omar Vizquel en porcentaje de fildeo.

Miguel Tejada, en 1,946 juegos en las paradas cortas, cometió 255 errores para un porcentaje de .972.

Alex Rodríguez, jugó en 1,272 partidos, cometió 131 errores para un porcentaje de .977.

Los paracortos dominicanos con más errores cometidos son: Alfredo Griffin, 340; Rafelín Ramírez, 301; Miguel Tejada, 255; Rafael Furcal, 246; Franklin Taveras, 236; Julio Lugo, 176; Cristian Guzmán, 165; Tony Fernández, 151; José Offerman, 149 y Julio Franco, 134.

«Cabeza» Fernández ganó en cuatro ocasiones el Guante de Oro y fue en cinco oportunidades al Juego de Estrellas.

Su promedio vitalicio fue de .288 con 94 jonrones y 844 impulsadas en 2.158 juegos en las mayores. Es el único jugador en la historia de los Yanquis que bateó para el ciclo en un juego en casa, lográndolo en 1995.

Fernández terminó su carrera con 2,276 hits, 1,057 carreras anotadas, 414 dobles, 92 triples, 246 bases robadas y un OPS de .746. Se ponchó apenas 784 veces en 8,793 apariciones al plato — sin excederse nunca de los 74 en una temporada.

En particular al inicio de su carrera, el delgado Fernández fue un espectacular torpedero. Elegante en el fildeo, tenía una manera particular de soltar la bola casi por debajo de su cadera y haciendo unos tiros que hacían una parábola antes de caer mansamente en el guante de sus compañeros.

Fue parte de un memorable canje en diciembre de 1990 en el que Fernández y el toletero Fred McGriff pasaron de Toronto a San Diego por el segunda base Roberto Alomar y el jardinero Joe Carter. Alomar fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol y Carter bateó el jonrón que sentenció la Serie Mundial de 1993 con los Azulejos.

Fernández fue canjeado a los Mets tras la campaña de 1992 y regresó a Toronto en junio de 1993. Fue el torpedero titular de los Yanquis de 1995, un equipo que le dio a la franquicia su primer boleto de playoffs en 14 años.

Nació en San Pedro de Macorís, la ciudad de la República Dominicana que ha sido cuna de incontables torpederos y docenas de jugadores de Grandes Ligas, como Sammy Sosa, Alfonso Soriano y Robinson Canó.

Después de retirarse del béisbol, Fernández se convirtió en un pastor religioso y la Fundación Tony Fernández fue creada para dar ayuda a niños pobres.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Beisbol